jueves, 6 de noviembre de 2014

Casa Julián

Localización: Calle Don Ramón de la Cruz 12
Teléfono: 91 431 3535

En pleno barrio de Salamanca, en la calle Don Ramón de la Cruz y a escasos 30 metros de la Calle Serrano, encontramos Casa Julián, un restaurante "de toda la vida". Todos sus productos son de primera calidad, pero yo diría que destacan por su carne a la brasa. Y es así como ha conseguido una clientela fiel de las oficinas de la zona. No ofrece menú del día, pero con una carne exquisita, algo de picar y vino sales por unos 30€.

Restaurante Casa Julián

Aparte de la calidad del producto, destaca también un servicio atento y de calidad. En parte conseguido porque los dueños están en todo momento, tanto el padre, Pepe, como su hijo, Sergio.

El dueño Pepe y su hijo, Sergio dando el mejor servicio

El local, lo remodelaron hace un par de años. Es amplio, cómodo y luminoso. En la entrada tiene una pequeña barra, con unas mesas altas para picar algo.  Tiene una cava estupenda para conservar el vino como es debido. Y al fondo, la sala principal, alargada, con mesas a ambos lados.

Barra en la entrada

Mesas altas y cava de vinos
Sala principal

En cuanto a la comida, lo que os comentaba, nosotros siempre pedimos algo al centro y luego carne y patatas fritas para todos. En esta ocasión pedimos un tomate acompañado de una ventresca. Si es temporada, puedes correr nuestra misma suerte, que sean tomates traídos directamente de la huerta de Pepe, el dueño. Y poder hablar del sabor de un buen tomate comparado con lo que encuentras en los supermercados. Con buen aceite de oliva y una cesta de panes variados para mojar.

Tomate preparado con ventresca

Y como principal, su especialidad, la carne a la brasa, acompañada de unas patatas fritas estupendas, finas y crujientes. Antes de cocinarla nos enseñaron la pieza que nos íbamos a comer. La foto habla por sí sola (el antes y el después). Carne de "primerísima" calidad, perfectamente cocinada y con un sabor a vaca vieja... y muy tierna!

Carne de primera calidad

Carne para 3, fileteada con patatas fritas

Una buena carne siempre acompañada de un buen vino, en este caso el de la casa, que te lo sirven en unas frascas.

El vino de la casa, servido en jarras

Y por seguir con las buenas costumbres, un postre al centro para terminar. En esta ocasión fue el coulant de chocolate caliente con helado de vainilla. Muy importante, que el interior esté líquido sin cocinarse excesivamente, como fue el caso:


Coulant de chocolate con helado de vainilla

Y no menos importante es la cuenta. Salimos por menos de 30€, completamente satisfechos después de comer carne roja de primera y muy bien atendidos. Sitio muy recomendable, no sólo si trabajas por la zona.

Os dejo la carta como siempre. Un saludo y espero que os guste.

Carta