jueves, 27 de marzo de 2014

Alabaster

Localización: Calle Montalbán 9
Teléfono: 91 512 11 31

El Restaurante Alabaster (web) de reciente apertura en Madrid y de los mismos dueños que Alborada en A Coruña (1 estrella Michelin), apunta a ser uno de los sitios referencia de la capital. Buena decoración, buen servicio, altísima calidad de sus productos y buena localización. Situado en la calle Montalbán a escasos minutos de la Puerta de Alcalá, El Retiro o edificios como la Bolsa y el Palacio de Cibeles.

Fachada Restaurante Alabaster. Calle Montalbán 9

El Restaurante cuenta con dos espacios claramente diferenciados. Al entrar tienes una zona con mesas altas, más informal, con una carta de picoteo con raciones, medias raciones, buenos vinos por copas y sugerencias. Y al fondo dispones de los salones principales y varios reservados.

Zona de mesas altas

Pizarra con sugerencias

Salón principal

En nuestra primera visita (y no será la última) decidimos probar la zona de picoteo. Tiene una carta específica para esta zona de raciones y medias raciones para compartir, además de una pizarra con sugerencias que van cambiando. Después de lo bien que comimos, estoy esperando la oportunidad para volver y probar a comer dentro en su salón.

Carta de picoteo

Y entro ya en materia. Con las bebidas nos trajeron un par de aperitivos. Un poco de chorizo y unas patatas fritas (hechas por ellos) y unos trozos de empanada. Buen detalle. Aquí lo elaboran todo ellos, hasta el pan, que te lo traen de varios tipos.

Aperitivo

Aperitivo. Empanada

Pan hecho por ellos

Pedimos unas verdinas con almejas que tenían como sugerencia en la pizarra. Buen sabor a marisco, la judía bien cocinada, y buena idea para compartir dado que es una ración generosa.

Verdinas con almejas

Exquisitas las zamburiñas fritas! Las sirven sin su concha, rebozadas en polvo de gamba y fritas, acompañadas con una salsita con un toque de soja. Un 10 para este plato! Y una forma diferente a las clásicas zamburiñas a la plancha.

Zamburiñas fritas

Las croquetas de cigalas. La bechamel fina y buen sabor a cigala. Original el acompañamiento de salsa romesco.

Croquetas de cigalas

Seguimos con unas alcachofas con jamón ibérico y crema de patata trufada. De nuevo un acierto, el corazón de la alcachofa venía rebozado y frito que lo hacía crujiente. El jamón y la crema de patata acompañaban perfectamente.


Alcachofas con jamón ibérico y crema de patata trufada

La última elección, posiblemente uno de los platos más ricos, el carpaccio de gambón y erizo de mar. Bañado en buen aceite, con tomate picado y sus tostas de pan.. mmmm!

Carpaccio de gambón y erizo

Y la cosa no acaba ahí. Siempre hay un hueco para el postre. En este caso dos huecos :). Una tarta de chocolate en tres texturas, espolvoreado con trocitos de chocolate y acompañado de dos helados diferente: chocolate blanco y dulce de leche. No apto para diabéticos.

Tarta tres chocolates

Y una torrija (que ya viene la temporada) con almendras caramelizadas y una bola de helado.

Torrija

En conclusión, perfecto en calidad y cantidad además de un servicio atento y con experiencia. Con una botella de vino y propina pagamos 30€ por persona. Buenísima opción si trabajas por la zona y si tienes tiempo darte un homenaje en el comedor. Sin duda, uno de los sitios a tener en cuenta y que seguro dará mucho que hablar.

Espero que lo disfrutéis. Un saludo.